English Español Portugues

Visitas: 2041

[Imprimir]


La industria salinera en España

Producción

La obtención y comercio de la sal han sido actividades de carácter histórico en España, cuyo origen se remonta a los tiempos anteriores a la romanización. Como es sabido, la sal es un mineral que se encuentra en la naturaleza, con sus propiedades características mineralógicas de cristalización y formación. Se conoce como sal común y, químicamente, se denomina Cloruro Sódico y su fórmula es NaCl.
La sal está formada por dos iones (átomo u otra partícula con carga eléctrica), uno positivo (catión) de sodio y otro negativo (anión) de cloro. Respecto al peso, el sodio representa un 39% y el cloro un 61%. Tanto en su estado natural como después de procesada, la sal es cristalina y de forma cúbica. Se encuentra disuelta en el agua del mar, en algunos lagos y manantiales o bien en forma pura en yacimientos.
Como materia prima la sal es de uso universal y sus reservas se estiman como inagotables dado que su mayor reservorio natural es el agua de los mares y océanos. Una de las circunstancias que hacen a la sal única es su proceso de obtención totalmente ecológico, ya que en su producción industrial se aprovechan fuentes energéticas naturales como el calor solar y la cinética del aire.
La producción nacional de sal muestra una evolución regular en el último quinquenio con cifras anuales cercanas a 4 millones de toneladas. En la actualidad, en España la producción de sal cubre las necesidades de consumo interior y, asimismo, permite mantener una firme posición internacional como país exportador.
La producción de la sal está muy repartida por provincias según el proceso de extracción que se emplee. En 2006 la distribución en la producción de sal  común se repartió, según la forma de extracción, de la siguiente manera:


Salmueras naturales (salinas marinas y salinas de interior)

El beneficio de la sal marina y de la sal manantial se basa en la evaporación natural de agua marina o aguas continentales concentradas en cloruro sódico por la acción combinada del calor solar y la cinética del aire. El proceso productivo para la recogida de la sal (cosecha) tiene lugar comúnmente durante el periodo estival. Las instalaciones constan de depósitos de concentración, balsas de evaporación-precipitación y cristalizadores.

• Sal marina (40%): presente en las provincias de Tarragona, Alicante, Murcia, Almería, Baleares, Huelva, Cádiz y Las Palmas. Entre todas ellas son destacables la de Torrevieja-La Mata (Alicante) y Salinas de la Rosa (Murcia), las únicas en donde se consigue mantener la producción a lo largo de casi todo el año mediante incorporación de salmuera obtenida por minería de disolución profunda en los diapiros salinos de Pinoso (Alicante) y Jumilla (Murcia).

• Salinas de interior (50,9%): se explotan en las provincias de Álava, Albacete, Alicante, Burgos, Córdoba, Cuenca, Huesca, Jaén, Murcia y Navarra. Estas instalaciones, de carácter más tradicional, comprenden un pequeño número de balsas que se alimentan con aguas saladas de manantiales, arroyos, pozos o lagunas. En las instalaciones con mayor capacidad de producción se agrupan baterías de depósitos y balsas, combinándose los procesos de concentración, evaporación y cristalización natural en las balsas: En otras ocasiones, se procede a depurar las salmueras obtenidas por minería de disolución y proceder a la cristalización y eliminación del agua en plantas de evaporación al vacío o de recompresión. Como en el caso de Jumsal,S.A., única salina, donde se combinan los dos procesos.

 

Laboreo minero (explotaciones de sal gema o sal de roca):

El sector de la sal abarca tanto el laboreo subterráneo convencional, por cámaras y pilares, con extracción de mineral y tratamiento en planta (eliminación de impurezas), así como técnicas de minería por disolución “in situ” de depósitos subterráneos, mediante perforación de sondeos, introducción de agua dulce a presión y extracción de salmuera concentrada. Las características geológicas y especificaciones del consumo y las técnico-económicas influyen sobre la elección de unos u otros métodos de explotación.

• Sal Gema o sal de Roca (9,1%): las principales áreas de actividad del desarrollo de la minería de sal gema o sal de roca (halita) se centran en las provincias de Aragón, Cantabria, Cataluña, Navarra y Valencia. 

 

 


Empresas y estructura del mercado

La industria de la sal en España constituye un sector dinámico y competitivo, conformado por empresas muy diversas, tanto por el proceso de extracción de la sal que emplean como por sus dimensiones y capacidad de producción. En la Península Ibérica hay un total de 21 empresas productoras de sal, sin contar las de pequeño tamaño. La Asociación Ibérica de Fabricantes de Sal (AFASAL) reúne a 18 empresas del sector que, conjuntamente, representan el 90% de la producción total. La capacidad de producción es de 4 a 5 millones de toneladas al año y su facturación se sitúa en torno a 150 millones de euros anuales.
La radiografía del sector en términos de cifras de producción, origen del producto y usos se explica mediante la Tabla 2: La industria química es el principal beneficiario de la producción de sal, mientras que es la industria alimentaria la que emplea este producto en menor medida. En la actualidad, en España la producción de sal cubre las necesidades de consumo interior y, asimismo, permite mantener una fuerte posición internacional como país exportador.

 

 

Respecto a los usos de la sal en la industria alimentaria, los datos de la Tabla 3 permiten valorar el peso específico de la sal que se destina a consumo humano, lo cual permite realizar estimaciones objetivas del consumo real de este producto entre la población.

Para establecer las cifras de consumo humano en España se han tenido en cuenta dos variables: el consumo directo de sal y el porcentaje de producto que se deshecha en numerosos platos y preparaciones. La cifra que se obtiene, 6,9 gramos por persona y día resulta compatible con las recomendaciones de la OMS que se establecen entre 6 y 8 gramos.  

Up up Home